Sin lugar a dudas  la modernidad en la decoración de interiores comenzó con la inclusión de vitrocerámica en las cocinas. Este elemento conforma  un sistema complejo de cocción conformado por un vidrio entre la fuente de calor y el recipiente que se quiere calentar.

Cocina vitrocerámica

Existen tres tipos de cocinas vitrocerámicas:

  • Eléctricas: cuentan una resistencia eléctrica bajo el vidrio. Se caracterizan porque el calor se regula de forma automática.
  • Gas: conformadas por quemadores en forma de celdillas de panel de abeja, que se localizan debajo del vidrio. Además el gas se enciende automáticamente por medio de válvulas que permiten o cortan su paso.
  • Inducción: hoy en días son las más usadas, porque son más fáciles de limpiar, porque su vidrio se mantiene frío y debido a que no utilizan ningún tipo de resistencia como fuente de calor. Asimismo, logran cocinar los alimentos gracias a la transmisión de energía elaborada por un campo magnético, producido por el movimiento de los electrones.