Tener una cocina radiante te permitirá mantener el orden y pulcritud deseado. Si bien en una de las tareas más tediosas a realizar, es fundamental para la higiene y para la perduración de los elementos que integran dicho ambiente.Lo primordial es hacer un mantenimiento a fondo una vez al año, de ser posible, durante un día soleado así el lugar se ventila.

Elementos básicos de limpieza

Los productos esenciales para comenzar con esta limpieza son: desengrasante, amoníaco y limpiador neutro. Se recomienda iniciar por los armarios, vaciarlos y limpiar el interior con agua y jabón.

Los restos de grasa difíciles de quitar, pueden sacarse con un poco de amoníaco diluido en agua, este secreto también es válido para el interior del horno y para limpiar el exterior de los electrodomésticos blancos. Además el refrigerador se mantiene mejor con detergente suave diluido en agua. Después descongelamos el congelador y lo limpiamos de igual manera que la nevera.