Generalmente tus hijos en los primeros años de vida tratan de imitar todas las actividades que realizan los adultos. En el caso de las niñas, tratar de ayudar a sus madres en la elaboración de la comida, o visitar la cocina, es una de las tareas más gratificantes, ya que se sienten útiles, se divierten y aprenden mucho.

Sin embargo, todavía son muy pequeñas para dejarlas solas frente a peligrosos electrodomésticos. Por este motivo, la casa de diseño alemana Hase Weiss creo la minicocina Mobel, un estructura de madera y plástico que está compuesta por piezas modulares que se asemejan a un horno y a un lavaplatos.

 

entretenimiento y seguridad en la cocina

Dicho mobiliario tiene la particularidad de poder utlizarse como estantería en las habitaciones de los niños o como banquetas en la cocina. Asimismo, estos insólitos muebles-juguete incrementan su imaginación, los hace sentir funcionales y los acerca de una manera serena al mundo cotidiano de los adultos.