Para que este ambiente se mantenga en impecables condiciones es fundamental la limpieza y el orden periódico de todos los accesorios que la integran. Cabe recalcar que se deberá poseer espacios destinados a guardar todos aquellos elementos que no son utilizados en ciertos momentos, esto te permitirá cocinar de forma cómoda y placentera.

Para lograrlo, se deben asignar módulos especiales para cada utensilio. Para guardar los alimentos precisarás dos bajos y uno alto (es el espacio perfecto para una familia de tres o cuatro personas), y fundamentalmente, colócalos junto al refrigerador para tenerlos siempre a mano.

Cajón para cubiertos

En el caso de las botellas, crea columnas de 30 centímetros de ancho y de diferentes profundidades, que serán ideales para colocar botellas de vino y envases de refrescos. Mientras que para el orden de los cubiertos, es recomendable contar con cajones ubicados a la altura de tu cadera para que puedas tener todo a tu alcance sin la necesidad de inclinarse.